El delicioso puede ser una experiencia increíble, dejándote excitado y satisfecho. Pero cuando se trata de dos cuerpos que intercambian más que besos, retorciéndose en múltiples posiciones, el espectáculo no va a funcionar sin problemas el 100 por ciento del tiempo. 

Por lo tanto, si estás en medio de un jugueteo y algo no se siente bien, o has notado dolor después del coito, puede ser el momento de investigar exactamente qué ocurre en tu zona íntima:

1. Lo hicieron demasiado duro o rápido.

Claro, un poco de fricción durante la intimidad puede ser genial, pero demasiada es casi un desastre. El roce causado por el delicioso demasiado rudo o vertiginoso puede causar pequeños desgarros dentro de ti. Resultando en una sensación de escozor al orinar, lo cual no es nada divertido.

2. No estás usando suficiente lubricante.

Tu vagina es súper capaz de hacer muchas cosas por sí misma, pero a veces sus niveles de autolubricación no están a la par con la duración de la sesión pasional o la cantidad de posiciones que estás probando. 

Cuando tus partes femeninas no están lubricadas adecuadamente, la fricción puede causar pequeñas roturas en tu piel interna. Y no solo son dolorosos, sino que también hacen que seas más propensa a infecciones. Recuerda, para tener relaciones sin dolor, usa lubricante generosamente.

3. Tienes una infección.

La vaginitis bacteriana, el herpes, la clamidia y las infecciones por hongos son condiciones que pueden causar dolor en tu zona genital durante y después del cuchi-cuchi. Los signos de infección que debes tener en cuenta incluyen picazón, ardor y secreción anormal. Si los notas, es hora de ir al médico.

Y luego, asegúrate de cumplir al pie de la letra sus indicaciones antes de volver a tener intimidad con tu pareja.

4. No estabas bien excitada.

Si no estás de humor para desnudarte y jugar, tu flor del placer lo sentirá a kilómetros de distancia y simplemente no producirá suficiente lubricación. Si hay algo que hemos aprendido a lo largo de los años, es que el delicioso seco da como resultado una fricción dolorosa.

No fuerces el momento de tener diversión en la cama si no lo sientes. Y si no logras mojarte lo suficiente, disfruta con el lubricante.

5. Tienes alguna alergia o sensibilidad al látex.

Así es… ser alérgica a los condones es totalmente normal. Por lo tanto, si tu pareja está usando uno mientras tiene intimidad contigo, tendrás una alta probabilidad de irritación.

Para resolver este problema, habla con tu médico para confirmar tu alergia. Recuerda, hay muchos métodos anticonceptivos disponibles y si bien los preservativos pueden no ser la opción para ti, puedes encontrar otra adecuada para el control de la natalidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here