¿Música lenta, manos suaves, comodidad y relajación? Suena bien y se siente espectacular, pero… imagina que eres tú quien hace el masaje sensual, tocando la piel sedosa y las partes eróticas del cuerpo de tu pareja. 

¿Ya estás entusiasmado?

Compartir un masaje sensual con tu amante es más que activar tu relajación. Te aliviará del estrés, aumentará tu placer y conectarás mejor íntimamente durante el delicioso. ¿Preparado para descubrir los pasos que te llevarán a un nuevo nivel de excitación?

1. Establece un buen estado de ánimo.

Haz la cama con tus sábanas más sedosas. Apaga las luces y enciende una vela aromática. Elije una lista de reproducción relajante, nada demasiado alto o rápido, para que logre el equilibrio adecuado entre lo sensual y relajante. Ponte el atuendo más sexy con el que puedas moverte cómodamente. Y recuerda: ¡esto deberá ser relajante para ambos!

2. Despierta tus sentidos.

No te limites a masajear solo los puntos calientes como el cuello, los hombros y la espalda; o aquellas que son conocidas como las zonas erógenas. En vez de ello, intenta mordisquear suavemente las orejas de tu pareja, besar sus muñecas o soplar en su nuca. Te recomendamos que no descuides ningún área.

3. Usa el aceite con moderación.

No te apresures al aplicar el aceite. No querrás ponerlo directamente en el cuerpo de tu pareja. En su lugar, coloca una cantidad justa en tus manos, frótalas (para que se caliente) y luego aplica delicadamente tus palmas sobre tu compañero.

4. Comienza y continúa lentamente.

Mantén tus trazos ligeros, especialmente al principio. Si bien friccionar es excelente para ciertos tipos de masaje, el toque para uno sensual generalmente debe ser mucho más suave. Trata de hacer algunas cosquillas tenues, provoca y excita. Puedes usar tu pulgar y moverlo en círculos a lo largo de la espalda de tu pareja.

5. Después de masajear cada músculo, empieza a provocar.

Recuerda que tus manos no son las únicas herramientas disponibles, tienes todo tu cuerpo a disposición. Acaricia a tu compañero con las manos, luego sigue con una línea de besos por su columna vertebral. Una de las mejores cosas que pueden hacer para mantener viva la intimidad en cualquier relación es besarse mucho, apasionadamente y con deseo. 

6. Toca las partes traviesas de tu pareja.

Después de frotar a tu amante, deja que elija un área para que centres tu atención. En este punto, has construido la anticipación y tienes todo el poder. Ahora puedes dejar que los toques y los besos vayan a más.

7. Vayan juntos al clímax.

Si tu masaje sensual va bien y ambos están de buen humor, conducirá al increíble desenlace del delicioso. Pero recuerda hacer la transición de una manera que se sienta natural, no apurando el momento, ni anteponiendo el placer de uno al otro. Idealmente, debería difuminarse la línea entre el masaje y la estimulación más íntima.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here