No hay duda de que ciertas posiciones picantes en la cama facilitan niveles más altos no solo de intimidad física, sino también emocional.

Hoy te contaremos sobre algunas posturas que te permitirán ir más allá de una experiencia sensorial, intensificando tus encuentros y dotándolos de mayor significado. El contacto visual, los besos, las caricias, la confianza y una buena comunicación son complementos emocionales de la experiencia física al tener relaciones íntimas.

Así que, impulsando la idea de que puedes hacer que tu velada traviesa se convierta en una con mucho romance, te presentamos las ocho posiciones que te ayudan a enamorarte aún más de tu pareja:

1. Dos cuerpos alineados.

Es una variación del misionero, solo que, la persona en la parte superior se encuentra soportando su peso sobre sus brazos, con los hombros en alto y la espalda arqueada. Piensa en alguien empujando a otra persona en un columpio o en un baile. A medida que adquieras un ritmo lento, deja que el impulso los vaya acercando de forma natural.

2. La sillita de la reina.

En esta posición, el hombre se encuentra sentado en una silla y su pareja a horcajadas sobre él. Están frente a frente y con los pies en el suelo. No solo la pareja tiene un contacto visual intenso, sino que, también acceso máximo para los besos, susurros y apretones cariñosos.

3. Frente al espejo.

Esta es una de las posibilidades más divertidas que puedes practicar con tu compañero de aventuras. Usar un espejo y verte junto a él mientras se conectan de pie puede llevarlos al clímax rápidamente. Tu pareja puede poner sus manos en tu cuerpo o en la pared para hacer palanca.

4. El linguini.

Si buscas una posición diferente y atrevida, definitivamente tendrás que probarla. Podrán mirarse el uno al otro y deslumbrarse por completo con sus cuerpos, lo que te permite mostrarle mejor a tu amor que estás participando activamente y sincronizándote con lo que te hace sentir bien. Cuando se trata del placer, esta posición crea un montón de oportunidades para la estimulación adicional.

5. La sillita invertida.

Siéntate sobre tu pareja, pero esta vez mirando hacia el frente, dándole la espalda. Luego dile que te abrace y te mantenga tan cerca como pueda, mientras sus cuerpos se unen. Los susurros en tu oído pueden ser como leña al fuego para tu placer y él lo notará enseguida. Y mientras estás allí, puedes usar tus manos libres para descubrir y estimular otras zonas erógenas.

6. La cucharita con final feliz.

Aunque no hay contacto visual al acurrucarse de esta manera, se crea una conexión emocional intensa cuando el hombre te acuna protectoramente contra su cuerpo. También es una posición maravillosa para tocar, apretar, frotar e incluso tomar de la mano, lo que puede ser increíblemente íntimo durante el delicioso.

7. El misionero con abrazo.

Estos movimientos son una forma segura de conectarte con tu pareja o alma gemela. Sus caras están muy cerca y tienen el contacto de cuerpo completo. Para realzar la intimidad emocional con el misionero, tu chico puede sostener tus muslos para que lo envuelvas con tus piernas y así sentirlo más profundo.

8. La araña.

En esta posición, el hombre debe de estar sentado, con las piernas extendidas y recostado sobre los brazos. La mujer, por su parte, se sienta frente a él y extiende sus piernas por debajo de las suyas. Hay una intimidad emocional y eléctrica en no poder moverse mucho y solo mirarse que la hará una de tus posiciones favoritas.

¡Es hora de enamorarse más a través del placer!