Algunas personas pueden ser un poco tímidas cuando hablan de tener problemas “allá abajo”. Sin embargo, son conversaciones importantes que debemos tener si todos queremos mantenernos felices y saludables.

Y es por eso que, nuestro enfoque principal de hoy es sobre 8 cosas que debes evitar hacerle a tu zona íntima… por más que creas que te traerá beneficios. ¿Eres culpable de hacer alguna de ellas? ¿Dejamos algo fuera de la lista?

1. Usar remedios caseros 

El ambiente dentro de tus partes privadas tiene un equilibrio muy delicado, y si usas remedios caseros como aceites o preparaciones, podrías terminar con gran dolor o con una infección. Además, es posible que estos remedios no sean efectivos, por lo que es mejor que vayas al médico si experimentas molestias, dolor o algún tipo de afección.

2. Vestir con jeans ajustados todos los días 

Tampoco te decimos que debes tirarlos a la basura, sino alternarlos con otra ropa más holgada. Usar ropa ajustada todo el tiempo puede provocar infecciones por hongos o acné por presión, y nadie quiere ninguna de esas cosas “allá abajo”. Asegúrate de darle a tus partes íntimas espacio para respirar.

3. Usar cualquier cosa perfumada o con sabor 

No nos cansaremos de enfatizar lo delicada que es realmente tu zona íntima. En el momento en que agregas aromas o sabores a la balanza, tu pH puede desequilibrarse y terminarías con una infección, o simplemente una incomodidad general.

4. Rascar tu zona delicada 

A todos les ha pasado en algún momento, sentir un poco de picor ahí abajo, incluso si no tienes ninguna afección. Pero deberás tratar de resistir la tentación, ya que, esto causa más irritación y podrías ocasionarte laceraciones importantes.

5. Hacerte perforaciones

Puede que hayas escuchado que, hay algunas razones atractivas para perforar tus genitales, como tener una mayor estimulación. Pero realmente tienes que sopesar los pros y los contras en este caso. Imagina un piercing infectado en una parte tan sensible de tu cuerpo, o cómo te sentirías si el piercing se enganchara en algo mientras estás teniendo intimidad.

6. Decorar tus partes íntimas con gemas o tintes 

En primer lugar, tu cuerpo es hermoso tal como es, y nunca debes dejar que nadie te diga lo contrario. En segundo lugar, los adhesivos de las gemas pueden irritar la piel sensible. También los productos químicos de los tintes alteran los niveles de pH o incluso quemar la zona.

7. Limpieza excesiva 

Las duchas eliminan todo lo que está dentro de tu cuerpo, incluidas las bacterias buenas que mantienen bajo control los niveles de acidez. Sin esas bacterias, te quedas completamente desprotegida contra las infecciones.

Para una higiene correcta, es mejor que uses jabón sin perfume en la ducha y tu cuerpo hará el resto.

8. Ir a un salón de depilación de baja calificación 

Cada mujer tiene derecho a arreglarse como le plazca, pero siempre debes buscar los comentarios o valoraciones de los salones de depilación antes de reservar una cita. Asegúrate de que utilicen productos de calidad, así como cera nueva con cada cliente. Esto evitará que se transfieran gérmenes, o algo peor.

También desearás que te atienda un profesional, porque un depilador sin experiencia puede dejarte vellos encarnados incómodos y antiestéticos que luego podrían provocar una infección.